Acerca de T-Seniority

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirCorreo

T-Seniority es un “SaaS” (Software como Servicio) que estará accesible en Europa a través de los canales de la televisión digital. Su principal objetivo es hacer posible una “Vida Independiente” para las personas mayores y poner a su disposición, de un modo fácil, los servicios que necesitan. El objetivo final es contribuir y mejorar la independencia de los mayores a través de un conjunto de servicios que pone a los usuarios en el centro y a los proveedores a su alrededor. Los servicios podrán ser accedidos vía TV, ya que es el canal más utilizado y en muchos casos, el canal preferido, necesitando poca introducción (formación) o mantenimiento.

 

Los Servicios T-Seniority se han diseñado para ser accesibles por el mayor número de gente posible y por lo tanto intentan minimizar diseños que excluyan a los usuarios de los beneficios de la Sociedad de la Información, yendo más allá de los medios convencionales e intentando crear una experiencia mejor a través de la TV.


T-Seniority se centra en la inclusión digital y al utilizar la TV espera ayudar en la parte de los Cuidados Sociales referidos a la Prevención y las Acciones Tempranas. A este fin, el conjunto de servicios que se facilitarán se enfocan en el usuario final y sus cuidadores, ya sean formales o informales. El servicio será, igualmente de utilidad para los cuidadores informales tales como miembros de la familia, vecinos y amigos que estén implicados en el cuidado de las personas mayores. Esto reviste particular importancia, ya que es de sobra conocido que las personas mayores pueden disponer de una red de personas que cuida de ellas o simplemente las vigila y alguna de estas personas pueden, igualmente, estar también digitalmente excluidas.

 


T-Seniority complementa las tecnologías y métodos existentes para cuidar de las personas mayores. Todos aquellos que intervienen como cuidadores formales, gobierno local, centros primarios de salud, instituciones benéficas, grupos de ayuda locales… interactuarán con las personas mayores utilizando medios convencionales y en muchos casos tradicionales. Es el caso de los encuentros cara a cara, las visitas domiciliarias o via Internet, utilizando dispositivos como PDAs o teléfonos móviles, para monitorizar los servicios que ofertan. Sin embargo, al desplegar y utilizar una plataforma de e-Servicios asistenciales como la que T-Seniority ofrece, se asegura la creación de un círculo digital virtuoso que ayuda y contribuye a una mayor independencia de los mayores.


Para hacer una clasificación coherente sobre el tipo de e-Servicios asistenciales T-Seniority que son posibles alcanzar a través de la televisión, T-Seniority ha dividido los posibles modelos de servicios, de acuerdo con los distintos canales disponibles, actualmente, para la televisión digital interactiva, en 3 ramas principales: TDT, IPTV e IPHN (IP-Home Networking). T-Seniority trabaja (funciona) sobre todos ellos, asegurando de este modo un mayor potencial de despliegue de sus servicios, al mismo tiempo:

  • TDT (Televisión Digital Terrestre). La Televisión Digital Terrestre (TDT) es una nueva tecnología para difundir señales de televisión que próximamente sustituirá por completo la televisión analógica convencional. Así pues, durante los próximos años se desarrollará un plan de transición progresivo hacia la tecnología digital que culminará el 3 de abril de 2010 (en España) con el cese de las emisiones en analógico.
    En TDT, las transmisiones de imagen y sonido se realizan en tecnología digital, lo que permite un incremento del número de canales de televisión, una mejor calidad y la posibilidad de incorporar servicios interactivos que otorgan a los espectadores la capacidad de constituirse como un elemento activo dentro del mundo audiovisual

 

  • IPTV (Internet Protocol Television) se ha convertido en la denominación más común para los sistemas de distribución por subscripción de señales de televisión y/o vídeo usando conexiones de banda ancha sobre el protocolo IP. A menudo se suministra junto con el servicio de conexión a Internet, proporcionado por un operador de banda ancha sobre la misma infraestructura pero con un ancho de banda reservado.
    IPTV no es un protocolo en sí mismo. El IPTV o Televisión sobre el protocolo IP, ha sido desarrollado basándose en el video-streaming. Esta tecnología está transformando la televisión actual, aunque para su buen funcionamiento son necesarias unas redes mucho más rápidas que las actuales, para poder garantizar la calidad en el servicio.
    En un futuro próximo, a diferencia de la situación actual, el proveedor no emitirá sus contenidos esperando que el espectador se conecte, sino que los contenidos llegarán sólo cuando el cliente los solicite. La clave del éxito de esta alternativa está en la personalización del contenido para cada cliente (o usuario) de manera individual. Esto permite el desarrollo del “pay per view” o pago por evento o el vídeo bajo demanda. El usuario dispondrá de un aparato receptor conectado a su ordenador o a su televisión y a través de una guía podrá seleccionar los contenidos que desea ver o descargar para almacenar en el receptor y de esta manera poder visualizarlos tantas veces como desee.

 

  • IPHN (Internet Protocol Home Networking TV). Los PCs embebidos (o no visibles al usuario) están empezando a jugar un papel cada vez más importante en cómo el contenido es gestionado por el espectador. El rol de la TV cambiará (está ya cambiando) y los espectadores alternarán el tipo de dispositivo de acuerdo con las actividades y servicios que utilicen. IPHN es una manera de combinar la transmisión a través de TV con servicios de alta interactividad (incluyendo voz y vídeo sobre IP). IPHN se despliega conectando pequeños "media centres" (por ejemplo, mini-PCs o vídeo-consolas como la Wii o Play Station). De este modo la transmisión de TV puede integrarse de manera natural con servicios interactivos y personalizados (a nivel local o a nivel personal). Algunos de estos dispositivos, inicialmente pensados tan sólo para el juego, ofrecen en la actualidad una elevada capacidad de interacción y absoluta independencia de terceros operadores (de Internet o de TV). Además, en función de las características del equipo se obtienen interesantísimas sinergias en materia de accesibilidad, facilidad de navegación e intuición en el uso. Esta alternativa de TV interactiva está siendo desplegada a través de toda Europa, si bien de modo fragmentado, por pequeños proveedores locales, proveedores ISP y/o instaladores de WiMAX y WiFi.

 

NO todos los servicios asistenciales estarán disponibles sobre todas las plataformas de TV, ya que el nivel de interactividad depende de las capacidades de cada mecanismo de TV. Por lo general, la interactividad de la TV es inversamente proporcional al impacto que tiene sobre los usuarios a los que se dirige. La TV puede ser un vehículo ideal para llegar a un segmento de la población que no son (y nunca lo serán) usuarios de ordenadores. T-Seniority utiliza las mismas “interfases amigables de usuario” para todos los sistemas de TV, teniendo en cuenta que mucha gente mayor sufre deterioros de visión, audición, movilidad o estabilidad y todo ello sin olvidar a los cuidadores informales.

 

Cuál es el valor añadido para el usuario de T-Seniority


T-Seniority afronta los principales riesgos de exclusión:

  • Disponibilidad: personas con desventaja debido a la falta de cobertura geográfica.
  • Asequibilidad: personas que no tienen acceso debido a la falta de recursos. Ya sea porque los ingresos medios del consumidor potencial son demasiado bajos o no es rentable dar servicio debido a los costes operativos.
  • Accesibilidad: esto tiene dos elementos: 1) personas con discapacidades tales como visuales, auditivas, del habla, cognitivas o de movilidad; 2) personas que carecen de formación en el uso de las TIC y no saben cómo utilizarlas.


El Consorcio de T-Seniority considera que hacer frente adecuadamente a estos problemas, es el valor añadido más destacado para los usuarios que utilicen sus servicios.

Cuáles son los requerimientos (para un usuario) para utilizar T-Seniority


1) Tener acceso a un televisor que disponga de un sintonizador interactivo (STB). Este dispositivo supone para el usuario una pequeña inversión que, por lo general se ha efectuado, directa o indirectamente, a la utilización de los servicios T-Seniority (= Disponibilidad y Asequibilidad).

2) Saber utilizar el mando a distancia para tomar decisiones: Accesibilidad. En este contexto T-Seniority quiere aportar simplicidad a los usuarios como el primer paso hacia el compromiso digital.


T-Seniority ofrecerá servicios interactivos sobre TV capaces de coordinar perfectamente con las restriciones estructurales, tecnológicas y de usabilidad peculiares de los sintonizadores y dispositivos de control remoto disponibles en el mercado.


En base a estos hechos, T-Seniority expande el alcance de los beneficios de la TV de los e-Servicios asistenciales para llegar mejor a esas audiencias que no pueden ser captadas a través de los canales TIC más tradicionales (PCs, PDAs o teléfonos móviles). Este es el valor añadido más sobresaliente para los usuarios de T-Seniority. Un segundo valor de importancia es la habilidad de presentar un modelo de servicio consistente y utilizar las mismas “interfaces amigables de usuario” para toda clase de sistemas de TV.


El modelo T-Seniority es agnóstico respecto de una tecnología específica y actúa como una caja negra. La tecnología de la TV se deja al proveedor de TV quien tiene que asegurar que los requerimientos del transmisor se cumplen. Por ejemplo, los requerimientos abstractos en T-Seniority, incluyen:


(i) evitar la autoría multi-plataforma y
(ii) asegurar al usuario una alta calidad de servicio gratis (FTA: free-to-air)) o una conexión de banda ancha suficiente para obtener una experiencia satisfactoria.